*

Martes, 19 de Noviembre de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Poder Judicial Feudal

Martes, Febrero 2, 2016 - 14:28
 
 
   

.

La división de poderes, autonomía y libertad en el estado de Tlaxcala, en los últimos 5 años, ha sido  solo tinta y discurso politiquero. El feudalismo revivió en pleno siglo XXI. “La sumisión al amo de la tierra” se hizo latente en este gobierno local, insensible y autoritario. Abonando al desaseo gubernamental y paralizando, el ya de por sí, lento andar del desarrollo en la entidad. La estocada final, a unos meses de dejar el palacio de gobierno, Mario González metió manos y bigote en la reelección de Elsa Cordero al frente del Tribunal Superior de Justicia, ratificando su autócrata manera de actuar.

Había la esperanza en los justiciables que a partir del 1 de febrero del año que corre, se pondría fin a 5 años de sumisión del poder judicial al ejecutivo. Había el anhelo en la ciudadanía, que siguió mediáticamente el desempeño de los juzgadores del poder judicial, que habría nuevo despertar para justicia.

González Zarur controló, sometió y arrastró. Así es, con sus vasallos logró arrastrar a los revolucionarios que permanecieron firmes a la ética y a la aplicación de la norma. A quienes pusieron el dedo en la llaga y no doblegaron ante los embates de la oligarquía feudal.

Pareciera que con este acertado tiro mortal a la libertad y respeto de poderes quedó satisfecho “el amo de la tierra”. Sin embargo todavía hay una esperanza para sobreponerse a esta tiranía. La libertad y autonomía de las Salas, como la Penal, serán el vínculo para hacer valer el estado de derecho.

La recién reelecta presidenta del Tribunal Superior de Justicia Elsa Cordero Martínez armó perfectamente el cuadro simulador de lealtad y sumisión, para conquistar a Mariano González.

Lo que no sabe el titular del ejecutivo es que Cordero Martínez tiene otros compromisos antes que él. Por ello, para muestra, los espacios administrativos principales en el Tribunal Superior de Justicia son lugares comprometidos y otorgados a intereses del ex gobernador  Héctor Ortiz y de la diputada federal Minerva Hernández.

Después de rendir protesta la titular del poder judicial mencionó: “tengo  interés y disposición para que en el marco de respeto a la autonomía y a la independencia del Poder Judicial, mantengan coordinación con los poderes Ejecutivo y Legislativo”. ¿será?...

Finalmente el gobernador  feudal tlaxcalteca será sorprendido.  En meses habrá de partir del palacio de gobierno. Pero dos años más, la sociedad tlaxcalteca, seguirá en la zozobra de justicia con un poder judicial sumiso por intereses personales.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta