*



Los discursos

Viernes, Enero 29, 2016 - 15:09

Aquí Xicohténcatl

Inmersos en los tiempos del proceso electoral, ya se agotó la primera etapa de elección interna de candidatos, al menos en el caso de los aspirantes a la gubernatura ya el panorama es claro y difícilmente habrá sorpresas, salvo en el PAN.

Ya vimos que en el PRI hubo pozole y el que llevó maíz (para maicear), fue Marco Antonio Mena Rodríguez, quien con un temerario discurso hace frotar las manos a las y los demás aspirantes.

En principio eso de la continuidad es un arma de dos filos, ya que como en la feria, en este sexenio que agoniza a unos les fue mal y a otros peor, esos no quieren la continuidad y al parecer es un buen número de tlaxcaltecas.

Podrían definir la elección.

El tricolor confía en su “Mega Alianza”, aunque habría que analizar con detenimiento en realidad si esas fuerzas políticas juntas son una mega o acaban por hacerse chiquitos, dados los resultados de sus candidatos que ostentan un cargo de elección popular.

Anoche, el Consejo político del PRD ya definió la candidatura en favor de Lorena Cuéllar Cisneros, solo esperaban que se definiera la alianza con el PAN, pero como no se hizo, van solos hasta el momento.

En su discurso Lorena Cuéllar dijo que va por una gran alianza con los tlaxcaltecas, sin importar siglas, ni colores y esa mesura puede dar buenos resultados para juntar “los tepalcatitos” y formar el jarrito.

Son 37 años de trabajo ayudando a la gente, tal vez por eso otras y otros se dieron cuenta por donde apuntan las preferencias, ahora que la gente quiere resultados y no promesas, abrazos, miradas a los ojos y apapachos, pero ya no les va a dar tiempo.

Serafín Ortiz lleva por pueblos, ciudades y comunidades su bandera de Alianza Ciudadana, basa su discurso en la Tlaxformación, para abatir el desempleo, la inseguridad y la pobreza.

Sigue solo, sin alianzas o coaliciones por el momento y poco a poco acelera el paso para avanzar terreno, ya vislumbra sus propuestas de campaña que sin duda abonarán a que en esta ocasión se lleven en Tlaxcala campañas de altura.

Al igual que otros aspirantes, ha desplegado una interesante estrategia de medios, al mismo tiempo de otros elementos promocionales para alcanzar la meta de la candidatura, sin que nadie le haga competencia en lo interno.

Como gatos en costal están los panistas, Adriana Dávila lleva el discurso de resultados, de gestión y con una piedrita en el zapato que es el tema de la trata de personas y que le hizo bailar con la más fea.

Buen informe, con excelente convocatoria solo espera los tiempos y las definiciones, ya se veía venir el registro del alcalde de Huamantla, era bola cantada que Alejandro Aguilar se perfilaba para la precandidatura.

La cuestión es que los azules se definieron por el método de las encuestas, para ver quién es el mejor posicionado, pero no hay más que de dos sopas, hacerla en lo interno, con sus militantes que no llegan a cinco mil o abierta a los tlaxcaltecas, la moneda está en el aire y el 7 de febrero habrá humo azul.

Por su parte la huamantleca, Martha Palafox Gutiérrez sigue con el tema de promotora de Morena, con una campaña rara y con un discurso indefinido que lo mismos advierte sobre accidentes, que defiende a los viejitos o hasta en temas de salud.

Le queda ya poco tiempo para hallarle la cuadratura al círculo, pero hay que reconocer de que le ha echado ganas, le ha echado, y tanta actividad puede derivar en dos cuestiones, se acaba el oxígeno o se saca el as bajo la manga.

Como sea, ya para marzo tendremos candidatas y candidatos, les queda ya poco tiempo para afilar sus lanzas y reforzar sus escudos, porque viene una elección antecedida por una campaña que pocas veces habremos de presenciar en Tlaxcala.

Son otros tiempos, ya no son los de Don Emilio, los de Tulio, de Álvarez Lima y sus entrevistas kilooometricas, menos de un Sánchez Anaya al que ya no le calienta el sol.

Tampoco de Héctor Ortiz y mucho mucho menos del actual gobierno del que se dice coordinador de los esfuerzos de todos los tlaxcaltecas y hacedor de lo que parece quiere ser un esbozo de formación de nuevos cuadros, como los de antes.

Por eso refriega en la cara a sus pupilos que él los hizo a Anabel a Noé, a Ricardo, a Guadalupe su excuñada, no será que quiere emular a quien dice que fue su maestro y que dejó hasta nuestros días el sano aplicamiento de los usos y costumbres para sentarse en la silla grande de Tlaxcala.

Mientras, sin discurso y sin mucha presencia, los sin partido, los independientes deben arreglar un asunto nada fácil, juntar más de 20 mil firmas para su registro oficial.

No será un plan con maña, para robarse votos o en el peor de los casos hacer creer a los tlaxcaltecas que son los nuevos paladines de la democracia, aunque a la hora de la hora dirijan a sus mini huestes hacia la llamada… CONTINUIDAD.