*



El monstruo de las mil cabezas

Viernes, Diciembre 11, 2015 - 11:15

Aquí Xicohténcatl

No cabe duda que los tlaxcaltecas además de fiesteros y moleros le hacen fuerte a la política, basta ver la alegría y el entusiasmo de las familias por asistir a las concentraciones de multitudes en los mítines.

 

Este semana que concluye se significó por mostrar el músculo, y aún no se acaba, por lo que habrá que ver quien sale triunfante en eso de juntar más gente, ahora en los informes de labores.

Anteriormente las campañas siempre se han medido por los que no somos especialistas en el conteo de multitudes, en tiempos de Tulio Hernández y Beatriz Paredes, eran mitin tras mitin en cada municipio.

Más para acá con Alfonso Sánchez Anaya y Héctor Ortiz, también se dejaron querer por las multitudes, pero en los últimos cinco años esas multitudinarias concentraciones se han visto reducidas.

Pero siguen en el recuerdo de los electores.

Es el caso de las interminables giras que ha realizado quien se dice el coordinador de los esfuerzos de todos los tlaxcaltecas, quien ha recorrido pueblos y comunidades para convencer que su gobierno es el mejor.

Ya más recientemente esa estrategia la vino a aplicar de nueva cuenta Andrés Manuel López Obrador, son sus giras por los municipios, que ya no dieron el resultado de las grandes concentraciones de antaño.

Pero de golpe y porrazo se revive esa estrategia, la que inició fue la senadora panista Adriana Dávila Fernández llenó la plaza de toros Rodolfo Rodríguez “El Pana” en Apizaco.

Incluso la política apizaquense dio la vuelta al ruedo y la gente acudió contenta, con sus mantas y aguantó el frío, y es donde uno se da cuenta que a los tlaxcaltecas les gusta participar en la política.

Luego la perredista Lorena Cuéllar Cisneros hizo lo propio, abarrotó los espacios del Centro Expositor “Adolfo López Mateos”, la sillería resultó insuficiente.

La Senadora tuvo la oportunidad de dar la bienvenida a los asistentes, el encuentro fue emotivo y en esta ocasión se notaron pocos medios de transporte, salvo los necesarios.

 

La otra senadora, la de MORENA, Martha Palafox no ha dado señales de querer competir con sus homologas, al menos no se ha mencionado que corra alguna invitación para algún informe en algún otro lugar de concentraciones masivas.

Es cuestión de estrategias, pero todo se toma en cuenta, como diría Mariano González el monstruo de mil cabezas todo lo observa, todo lo sabe y está muy pendiente de lo que ocurra.

Tal vez por eso el diputado local del Partido Alianza Ciudadana, Serafín Ortiz Ortiz no se quiere quedar atrás, va a medir músculo de concentraciones este fin de semana en el estadio de béisbol, Luis “Charro” Carvajal, alá en a colonia Loma Xicohténcatl.

Al fona de estas estrategias ya estaremos midiendo los resultados y lo mejor 4está por venir, pues vienen las campañas internas y de ahí saldrán las y los candidatos y ahora si, vienen as campañas para ver de que cuero salen más correas.

En tanto ya corren los tiempos de la política, viene una elección muy complicada para el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones, el reto es mantener el orden esta que es de verdad la madre de las elecciones en Tlaxcala.

Vaya sorpresa en el centro expositor, cientos de bicicletas fueron escondidas en la pulquería de la feria, ta vez los integrantes del patronato de la feria ni sabían.

Lo malo es que su propia gente ya no quiere solapar esas actitudes y vaya que si ha cobrado fana la pulquería de “El Triunfo de las Palmas”, primero con el despojo escandaloso que sufrió su creador el productor de pulque Eloy Sánchez Arellano.

Se encargó de remodelar el lugar que estaba en ruinas, lo pintó, adornó con murales –uno de Eduardo del Río, Rius, pero poco le duró el gusto, los integrantes del patronato lo despojaron de esa pulquería.

No hace mucho cobró notoriedad por el pleito que escenificaron mujeres en pleno corazón de la feria que es donde se ubica la piquera, enseñaron de todo y ahora otra vez es noticia.

Se observa repleta de bicicletas, que nada tienen que hacer en una pulquería, ya que esa ocurrencia solo pasa en Tlaxcala y en época de elecciones, a quien realizó esta acción solo le falta… REBUZNAR.