*

Martes, 18 de Junio de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



¡Devuélvanme mis 300 mil!, grita una panista… defraudada

Viernes, Noviembre 6, 2015 - 09:17
 
 
   

Lo interesante fue la cascada de cosas tras exigir dicha devolución, entre otras el tema de la trata, tal como ocurre en Tlaxcala.

Varios panistas fueron testigos de la airada forma en que una abogada exigió al líder estatal del partido, Carlos Carreón Mejía, la devolución de los 300 mil pesos que pagó por una candidatura.

El incidente tendría lugar en el edificio panista de Independencia donde la indignada mujer, entre cuyos clientes se encuentran unos señores –creo que los llaman los matildos- casi echaba espuma por la boca ante dicho incumplimiento.

¿300 mil por una candidatura?

De ahí parte el enriquecimiento de los políticos corruptos y malintencionados, a quienes debe meterse a la cárcel.

Pagar semejante cantidad implica la seguridad que en el puesto habrá tantos negocios que ese importe será cosa de risa.

Para eso es la representación popular.

Acopiar poder para defender a un grupo dedicado a la trata.

Lo curioso es la cercanía de Carreón con la presidenta de la Comisión contra la trata.

Esto huele muy mal, y desde luego, va a acabar mal.

Las influencias

Si las víctimas de la trata de todas maneras quedan en estado de indefensión, porque sus victimarios tienen abogados capaces de pagar 300 mil por una candidatura, qué caso tiene alardear con la defensa de una causa perdida.

Y si a los tlaxcaltecas nos ponen el sambenito como proxenetas anotonomásicos, lo que las autoridades deberían hacer es aplicar la inteligencia a escenarios como este que, con el olfato necesario puede aportar pruebas relevantes.

Lo peor sería pensar en que la presidenta de aquella comisión tuviese los ojos tapados ante la maniobra hecha por su escudero de partido.

Cómo nos ven

Conste que los corporativos pueden ser incluso globales. Pero alguien tiene que hacer el trabajo sucio. Culpar al estado más pequeño debería ser una injusticia. Pero ya ven, siempre existe un Carreón en la sopa.

Miren la siguiente crónica, lo hizo Reforma apenas en julio:

Tlaxcala es el estado más pequeño de México y se ha ganado la reputación del foco de la trata de personas en el país. Se sabe que en los pueblos pequeños junto a la carretera que conecta las ciudades de Tlaxcala y Puebla, los círculos de trata de personas donde hay familias enteras involucradas operan a la vista de todos.

Los padrotes de Tlaxcala buscan chicas jóvenes y sin educación en otros estados del país. Según las autoridades, los traficantes las sacan de ahí, las violan, abusan de ellas y luego las obligan a prostituirse en otros estados dentro del país o las llevan a EU.

En algunas ciudades importantes de EU han rescatado a varias mujeres que traficaron desde Tlaxcala y a pesar de los arrestos de alto perfil en Nueva York, Houston y Atlanta, en general ha habido muy poco progreso, en especial contra los traficantes que todavía viven y operan en Tlaxcala.

Yo solamente agregaría: los padrotes tienen defensores que así de rápido los sacan de la cárcel. Y hasta son capaces de hacer que de víctimas pasen a victimarias.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta