*

Domingo, 21 de Abril de 2019     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Los medios y los autores predispuestos contra Marco Antonio Mena / De alta prioridad

Viernes, Octubre 30, 2015 - 09:49
 
 
   

El diputado local y presidente del PRI encara odios que no deberían tenerlo como objetivo.

Dicen en el PRI que las críticas al presidente del Comité Directivo Estatal, Marco Antonio Mena Rodríguez, muestran a medios y autores predispuestos al ataque personal. Él mismo ha señalado que a la promoción la mueve el propósito de dar vigencia a su partido. Y nada más.

Si alguien está inconforme, que lo denuncie.

Pero las instancias jurisdiccionales están bajo el control del mismo sistema tras Mena.

Ese sistema se llama Mariano González, y no se trata de poner prejuicios sobre la mesa.

Es muy simple. Mariano incumplió con la caja de cristal ofrecida al inicio de su administración. Lo hizo también incluyendo familiares y amigos en el gobierno.

Es decir Marco Mena lleva una dirección, yo diría que natural, como su proyecto se lo marca.

Pero Mariano tiene otros intereses, comenzando por dejar a alguien que le dé invulnerabilidad.

Ese sistema ha visto necesario que Mena comience a brillar por sí mismo. Debe mostrar personalidad propia, temperamento, los tamaños suficientes para ser gobernador.

Lo malo es la megalomanía de Mariano. No puede darse el lujo que su delfín crezca. Debe estar bajo su yugo.

Dos cosas distintas

Los que votan tienen memoria. Tienen una aguda capacidad de discernimiento. Así nos hizo la historia electoral.

No es Marco lo deleznable, como sí en cambio la humillación que de él hace quien hoy lo toma como caballo de su ajedrez.

Su riesgo estriba en apostarlo todo a la imagen caduca del gobernador.

Esto no es nuevo. De ahí proviene aquello de: gobernador no pone gobernador.

Mena estudió en Stanford, tiene doctorado y un discurso aceptable.

Podría entrar a la competencia por una puerta muy digna. Usando los recursos económicos y humanos de un PRI sometido por Mariano, no es una buena estrategia.

Ir en esas circunstancias a las urnas es riesgoso. No es la primera vez que el PRI pierde.

Y aunque Mariano se ufana de ser un experto mapache, es incapaz de curar las heridas ocasionadas por la caja de cristal que nunca llegó.

Piso parejo

Otra sería la percepción si el estratega se hiciera a un lado para dejar que sus aspirantes de reemplazo posicionaran a su partido.

¿Por qué bajar a Anabell Ávalos Zempoalteca del caballo?

¿Por qué ver a Noé Rodríguez como su abierto enemigo?

Y hasta a la ex diputada Guadalupe Sánchez Santiago, su ex cuñada, como personajes susceptibles de ser cambiados por un panista como Adolfo Escobar Jardínez, y en un caso extremo por la senadora Adriana Dávila Fernández.

Con el pie chueco

Tarde o temprano, Mena va a procurar una sana distancia del hacendado.

En la eventualidad de su triunfo, caro pagaría acotar su poder de decisión por guardar lealtad a quien ha comenzado por exponerlo, pero sin soltarle la correa.

La defensa no debe ser a la persona de Mena. Los marianistas deben ser menos soberbios. No es fácil tomar el pelo a la gente.

La crítica es a la perversidad Mariana.

Mena encara odios que no son de él.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta