*



Divide, vencerás y tendrás ocho candidatos a la gubernatura

Viernes, Octubre 2, 2015 - 09:20

Aquí Xicohténcatl…

“Que nadie crea que tiene la verdad absoluta o que a sus plantas quietas perdure la virtud”, esta frase la dejó como recuerdo el recordado poeta Efraín Huerta “El Gran Cocodrilo”, muy a propósito para tratar de desentrañar lo que pasa con la división y fragmentación política en la tierra del pan de maíz.

Todo se cristaliza ese viernes 31 de julio en el congreso local, cuando auxiliares subían y bajaban de las oficinas, presurosos llevaban las partes de un ente electoral que estaban por parir las y los diputados locales de la LXI Legislatura local, se llamaría la homologación de la ley electoral que mandaron de la capital del país.

Como el niño nació muerto, a fuerza de remiendos legales en Tlaxcala las y los diputados locales crearon un monstruo que será  el árbitro electoral y ahora con el tiempo encima, ni la fe de erratas salva el cochinero de armonización de la norma federal, donde bailan las siglas de IET, OPLE e ITE.

Diputadas y diputados locales de la LXI Legislatura de Tlaxcala niegan la paternidad o maternidad en su caso del ente horrendo que crearon en la panza de la sala de sesiones y el pleno, al empecinarse en emitir un órgano electoral a la tlaxcalteca, al que por sus calzones le pusieron Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE).

Pero hay un mar de fondo.

Ese mismo día se cuajó la alianza PAN-PRI, una alianza rara, contra natura que nada, nada llevó a ganar a los priistas, quienes muertos de la risa vieron como las comisiones más importantes se las arrebataban al PRD, para ofrecerlas en charola como tributo al PAN.

Fue un verdadero y real botín de guerra, de esos como cuando invitan al mole y la prole como puede se hace de las bolsitas de barbacoa a la que suman tortillas y al final la ya acostumbrada ollita de mole.

De ahí, sutilmente se anunció en domingo una posible alianza entre el PRI-PAN, que ha encendido los focos rojos entre las aspirantes que ya tenían en la bolsa la candidatura y ahora de manera apresurada buscan con desesperación credenciales de elector y firmas.

No sea la de malas que al final se tengan que salir de sus partidos y para buscar la candidatura independiente, pues hay que cubrir los requisitos.

Mientras a la sombra de esa alianza, se agazapa la ahora diputada federal panista y para muchos será el fiel de la balanza, la ex perredista y neo panista Minerva Hernández Ramos.

Quien ha dicho que “ni se encarta, ni se descarta, sino todo lo contrario”, al fin que se la deben desde la elección pasada cuando renunció a sus aspiraciones y Adriana Dávila se la debe de pagar, es decir tal vez está trabajando para encumbrarla, mientras la ex secretaria de finanzas de asa dice que no fueron su culpa los resultados que se dieron, no lleva prisa.

Mine apareció en Texoloc, pero como sea seguirá siendo “la reina del taco”, como fue nombrada en San Vicente Xiloxoxitla.

Esto parece indicar que más de una aspirante va a recurrir a la búsqueda de la candidatura independiente, que es un lugar muy frío y sin reflectores, como lo puede comentar el hermano de Adriana Moreno Durán, el empresario JORGE MORENO DURÁN a quien ya no se ubicaba en el mundo de la política, pero ahí está.

Regresa como “el púas”, para recordar sus viejas glorias y triunfos políticos cuando era panista.

En eso están, cuando viene a Tlaxcala con la bandera de morena, Andrés Manuel López obrador y se le monta la ex priista, ex petista y ahora morenista Martha Palafox, quien espera ansiosa llegar aunque sea a la candidatura.

Más adelante dios dirá, porque se abren las posibilidades de hacer negociaciones y amarres para asegurar el futuro de su pipiolera y no dejarlos fuera del presupuesto, para que no regresen a vivir en el error.

Pero tras el corto amasiato entre el PRI y EL PAN, se pierde de vista al pt, quien con su legión extranjera encabezada por el diputado Garay Ulloa, se ha quedado quieto quieto y hasta ya lo bravero y respondón se le quitó.

Por su parte, también en el PVEM se sintió el temblor de la intentona de división, salieron el banderero Mendieta y la Toña, para los cuates del IFE, Stankewitsch, quien por cierto en Apizaco ya se pregona su fórmula con el heredero del poder, Marianito González Aguirre, ella para alcaldesa y él para diputado local.

Así lo han pregonado quienes ya participan en las reuniones de avenencia, conveniencia y advenimiento.

Otro al que ya ni le calienta el sol es al alcalde de Huamantla, le reventaron el caso del pueblo de Morelos y lo pusieron quieto con lo de su cuenta, no de esta administración, sino de la pasada y por eso dice que mejor se va a hacer su pan.

En el movimiento ciudadano, también hay división Baldemar dice que ahora es morenista y Refugio Rivas corona ya no puede con el relevo en la CEDH, y ahí o tienen entrampado y entretenido, y ni para atrás, ni para adelante.

En tanto, los panistas muertos de risa ya felicitan  a Roberto Zamora, porque como resultado de las alianzas y sin meter las manos, casi por ósmosis, va a colocar a quien todos ya conocen de su familia.

En el caso del PAC, por supuesto que no podía faltar el fantasma de la división, ahí está una bravera y belicosa Evangelina Paredes que quiere que a toda costa pase la coordinación de su bancada que ostenta el académico Serafín Ortiz.

De esta forma observamos que una mente perversa y maquiavélica ya rompió en el congreso las alianzas PC-PT Y MC, pero también la del PVEM-PRD-PS y MC. Más adelante se quieren reagrupar pero el PAC queda dividido en dos, y mientras el partido del tucán queda intocable.

Ahora, hay que tomar en cuenta que la elección federal no la ganaron las personas, es decir ninguna de las  y los candidatos; la ganaron las estructuras, pero la elección que viene es diametralmente distinta.

Falta ver si otra vez van a repartir pantallas, laps, o a ver con que sorpresa salen, aunque se ve difícil porque el horno no está para bollos, pero algo tendrán ahorrado con eso de los despidos y los apretones de cinturón.

Por eso la fragmentación, la instrucción es evitar a toda costa la unificación, que ya anunció el experimentado político Héctor Israel Ortiz Ortiz, quien dijo que quien sea capaz de juntar los tepalcates, estará en posibilidad de armar el jarro.

Mientras que Noé Rodríguez Roldán va por la libre con la simpatía de Peña Nieto y de Osorio Chong, es simple, el calpulalpense realizó una cirugía mayor en puebla, al arrebatarle al “señor de los cerros” municipios importantes y eso lo apunta.

Los bochornos y las penas la vivió la hasta ahora delegada de SEDESOL, Anabell Avalos Zempoalteca que ha sido arrinconada como la muñeca fea, no hay que ser. Mientras en apizaco, que no es todo Tlaxcala, sigue en la pary Guadalupe Sánchez Santiago “La Pintita” que dice que le dijeron que ya le toca.

De lejos un Adolfo Escobar no puede adivinar como le hizo hioo, para escalar de la misma silla donde se sienta a la silla grande, lo que pasa es que le falta un pequeño empujón, que nunca le va a llegar.

Mientras Marco Mena anda como “El Jibarito” por pueblos y cañadas loco de contento, lleva la buena nueva de que las candidaturas ahora se ganan con disciplina, obediencia y sobre todo mucha, pero mucha lealtad.

A ver si no regresa como el personaje de la canción, sin ventas, sin votos y sin su silla.

Un detalle, la elección que viene es altamente competitiva, quien logre superar la barrera de los 120 mil votos, ya estará sentándose en la silla grande de Tlaxcala, en tanto divide y vencerás, no hay nada para nadie y… la moneda está en el aire.