*



Ya lo dijo el obispo que confianza en los candidatos, no hay, no hay

Miércoles, Mayo 20, 2015 - 08:07

Aquí Xicoténcatl...

Al entrar en la recta final de las campañas electorales, por más esfuerzos que hacen las y los candidatos a diputados locales, no han logrado derribar el muro de la indiferencia de los tlaxcaltecas hacia sus propuestas de campaña.

Podrán decir misa, pero la verdad es que la gente ni los conoce, es más ya bautizaron a esta generación de aspirantes a diputados federales como “La Generación Instantánea”.

Porque muchos de quienes llegan a tocar puertas, gastar suela, mirar a los ojos, besar a los chamacos y abrazar a las viejitas eran, son y seguirán siendo unos perfectos desconocidos.

Y eso que son las mejores cartas de los partidos.

El comentario generalizado es que prometen a lo loco, sin ser sinceros y decir que formarán parte de una turba de legisladores que a la hora de la hora, no saben ni a lo que van, en eso de que le agarran el modo, ya se llevaron año y medio.

Luego entran en los pleitos internos y ya casi para salir, se les acaba su periodo y se quedan con las ganas de repetir en el cargo, lo malo es que ahora ya lo pueden hacer, se podrán reelegir, pero todo depende del papel que representen.

De todas formas, nadie puede negar que algunas y algunos candidatos, al parecer fueron metidos en el microondas de la política y así, como por arte de magia, ahora son los sábelo todo de la política legislativa.

Haga de cuenta querido lector, lectora como si fuera palomitas.

Pero a la hora de la hora, ya vemos que salen vanas las nueces, sin embargo el sistema político que tenemos en nuestro país, permite eso y más, hasta que como decían los amarillos “el pueblo se canse de tanta pinche tranza”.

En otro tema de lo mismo, esto pasó durante la Bajada de la Virgen de Ocotlán, por cierto que la imagen se encuentra muy deteriorada, a la víspera hubo una reunión con las cofradías y el INAH.

Dicen que también participó el obispo Francisco Moreno Barrón, ante quien no valieron advertencias de que la sagrada imagen ya acusa los efectos de los siglos y que debe de ser protegida por especialistas.

La orden fue tajante, “se hace la procesión” y así aconteció, aunque para sorpresa de propios y extraños, cuando más encendida estaba la flama de la fe, llegó este contundente mensaje del pastor de la grey católica de Tlaxcala.

Quienes lo escucharon no lo podían creer…

Moreno Barrón, se refirió directamente y sin escalas en relación a la jornada electoral federal en la que se renovará el Congreso de la Unión, todo estaba tranquilo.

Intempestivamente el prelado arremetió en contra de los políticos a quienes culpó de “ser los responsables de que en el país y en Tlaxcala haya desconfianza hacía las instituciones, los servidores públicos y a ellos mismos”.

Todo por no cumplir las promesas que realizan en campaña.

Ya encarrerado, pidió a la ciudadanía que salga a votar el 7 de junio, así como a no permitir que se compre el voto por algún partido político o candidato o que alguien venda su sufragio.

Por el contrario, el Jerarca de la iglesia pidió a sus feligreses que sean las propuestas y los proyectos los que incidan para que sean dignos de la simpatía traducida a través del sufragio en este proceso electoral.

Dijo que hay una gran desconfianza en los partidos políticos, candidatos, instituciones y funcionarios.

Además de que la violencia se ha extendido y la falta de servicios tan elementales como lo son en materia de salud y una constante desigualdad que continúa creciendo y que fomenta la incredulidad.

Y en consecuencia el abstencionismo.

Moreno Barrón agregó que ni los partidos políticos ni sus candidatos están presentado propuestas reales, claras y concretas acorde a las necesidades de la ciudadanía.

Sin embargo, reiteró el llamado tanto a los feligreses como a los tlaxcaltecas en general a ejercer su voto al ser una obligación y un deber.

Llamado obligado a considerar por parte de partidos políticos y candidatos, luego de que en semanas pasadas, el jerarca católico mostrara su poder de convocatoria cuando movilizó cerca de 15 mil personas para marchar en contra del aborto y a favor de la vida.

La verdad, primero dijeron que fueron 30 mil, luego que 20 mil y al final la dejaron en 15 mil, aunque ya no dijeron nada de la gente que se reunió en la bajada de la Virgen, pero sin duda fueron miles los que escucharon el mensajito.

Mientras que del otro lado de la mesa, todo es desolación, la veda electoral tiene fintos a los políticos en activo, lo malo es que con tantos mensajes de corrupción entre partidos, ya salieron las verdades.

La noche del olvido tendió su negro manto en torno al “coordinador de los esfuerzos de toditititos los tlaxcaltecas”, ya nadie lo toma en cuenta, los chicos de la prensa ya se rindieron y nadie lo quiere entrevistar.

En su más reciente salida, vaya ni siquiera los  “amigo$$$” lo abordaron, ni para saludarlo, tal parece que esa política bravera al fin dio resultado y ya nadie le pide su opinión en torno a los problemas de Tlaxcala.

¿Para qué?, dicen algunos.

Al fin lograron lo que querían, una indiferencia anunciada que para las y los políticos significa algo terrible, por eso algunos ruegan “que hablen, aunque sea mal, pero que hablen, que no me olviden”.

Total, ahora entramos en otra etapa de las campañas, acabamos de pasar la temporada de adhesiones increíbles, viene otra más interesante, la de las guerras grises y negras.

Sin duda hay que acomodarse para recibir una andanada de noticias que descubrirá vida, milagros y pecadillos, muchos pecadillos de quienes aspiran a representarnos en San Lázaro… A VER SI AGUANTAN.