*



Se soltaron los demonios en Tlaxcala

Jueves, Abril 23, 2015 - 09:21

Aquí Xicohténcatl

Sin duda cuando se cuándo rompe el timón, se pierde el control del barco y se pierde el rumbo, lo que es lo mismo ya vivimos en medio de una creciente ingobernabilidad que indica que en varios sectores de la población es más que evidente que no existe ese rumbo, por un lado.

Por otro, ya va despertando el Tlaxcala bronco, aunque digan lo contrario.

Ayer Tlaxcala vivió una de las manifestaciones más crudas, pero eso si bajo silencio, para protestar contra la supuesta despenalización del aborto, con mantas y pancartas desfilaron por las calles cientos de ciudadanos.

Los que llevan las cuentas por parte de los organizadores dicen que fueron 20 mil, los que trabajan como observadores para el gobierno dicen que no llegaron a cuatro mil, de todas maneras fue importante la marcha.

Al llegar al lugar del punto de reunión unas mujeres pedían firmas, al preguntarles que si sabían los artículos que estaban en discusión, entraron en evidencia de que no sabían del tema “va a firmar o no”, era la respuesta agresiva para quien las cuestionaba.

El chiste fue juntar esas 130 mil firmas que se llevaron, tras agotadora marcha hasta la sede de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, donde se congregó gran parte de quienes marcharon, ante la amenaza de lluvia.

La marcha estuvo por demás interesante, como observar a las religiosas portando pancartas, una en especial que ilustramos con una fotografía simplemente dice que “El aborto no es un derecho”.

Algo muy lamentable fue la utilización de menores en la marcha, de niñas y niños que llevaron sus padres, aunque nadie les haya pedido su autorización, la familia jala parejo.

Llamó la atención que niñas y niños marcharan junto con los adultos, aun portando sus uniformes de escuela, era más que evidente que todos eran menores de edad, cada quien utiliza los medios que quiera para sus fines personales.

Solo recordamos esa canción de Cantinflas que dice “hombre, no hay que ser, no hay que quitarles su inocencia a los niños”, por lo demás, fue una marcha más, como las que ya se han presentado por una u otra causa, desde hace cuatro años y vienen más.

Mientras los que marchan y no encuentran el rumbo son los candidatos a diputados federales pero seguro que cada día caminan por esas calles polvorientas, como apóstoles de la democracia.

Tocan puertas, miran a los ojos y en chinga convencen a los ciudadanos para que voten por ellos el día de las elecciones, así se las gastan en estas campañas, dicen ellos que son la mejor opción.

Las promesas, son las de siempre, dicen que van a bajar recursos para beneficios de todos, aunque no dicen cómo le van a hacer, ya que son muchos los diputados que van a llegar a San Lázaro, es decir no se mandan solos-

No es lo mismo decir que prometer, por eso los reclamos de que llegan  a pedir el voto, ya la gente se cansó de tantas promesas incumplidas, pero el juego político debe continuar.

Así dicen los que saben que en Distrito 01, no levantan el veterinario, ni los ex alcaldes ¿a poco no?, ahí están, pero nadie los ve, una cosa hay que agradecer que no han ensuciado tanto las calles y dicen que la hermosa candidata del tricolor les va a dar una tunda. Voy Polla.

En el Distrito 02, pasa algo parecido, las campañas no se miran por ningún lado aunque ya hay noticias de que Alejandra Ramírez Ortiz ya puso a funcionar esa maquinita de votos que son las redes del PAC.

En el Distrito 03, también es el mismo escenario de caballada flaca, aunque algunos tiene la esperanza de que Tomás Orea Albarrán lleva una carrera parejera con la otra candidata de los hermanos Ortiz, Lilia Caritina Olvera Coronel.

Mientras hay focos rojos en materia de seguridad en Tlaxcala, que cada vez más se va pareciendo a Michoacán, sin olvidar lo de los policías acreditables que resultaron secuestradores, ni lo de los guaruras del mero mero que ultimaron a un hombre, hay preocupantes novedades.

Nadie sabe de la familia que supuestamente desaparición en el Arco Norte entre Calpulalpan e Ixtacuixtla, luego de que les poncharon las llantas a tres carros, es un misterio que ni federales., ni estatales quieren abordar.

El otro caso reciente es la presunta desaparición de un contenedor con material tóxico, y lo extraño fue la forma de dar la voz de alerta, solamente 24 horas después.

Dicen los que están adentro de las corporaciones que el citado remolque llevaba otro material que no era precisamente tóxico, el último reporte es que ya aparecería por supuesto vacío.

Lo malo es que como en el estado michoacano, la bola de nieve de a inseguridad crece, la incertidumbre de los ciudadanos igual y mientras sigan quienes administran al estado en ese al parecer obligado letargo, la avalancha crece… HAY QUE ESTAR PREPARADOS.