*



Bola de cibernautas malagradecidos, pero veraces

Jueves, Abril 9, 2015 - 09:23

Aquí Xicohténcatl

Se tardaron cuatro años, pero en términos generales prensa escrita, radio y televisión en Tlaxcala, lograron alejar a lectores, televidentes y radio escuchas, la razón es porque algunos de ellos han mostrado un Tlaxcala diferente.

Un Tlaxcala de gente bonita, de camionetas del año, de muchas obras que ahí están pero que no se ven, de ropa y perfumes caros, de verlos por las ventanas de los restaurantes como se divierten, de viajes al extranjero y a fuerza de reiterar la proyección de esa imagen se han creído sus mentiras.

Para algunos de estos medios, su credibilidad está por los suelos y baste ver al final del día la devolución de los periódicos o platicar con los voceadores, para darnos cuenta de que la prensa escrita ha perdido su fuerza en la opinión pública.

Mientras que los otros medios electrónicos y en conjunto se han olvidado de la Tlaxcala pobre, de la que sufre la delincuencia a manos de la policía, de la que marcha y protesta por las calles, de la que no tiene salud, menos trabajo.

Ya son otros tiempos y la verdad es que a estas alturas en Tlaxcala, se acabaron las vacas sagradas de la comunicación, para dar paso con el uso de la tecnología al reportero ciudadano que da cuenta de lo que no ven los medios de comunicación tradicionales.

“La verdad tarde que temprano sale a flote”, ese dicho popular es muy cierto ya que en Tlaxcala, en estos momentos, circula un video en las redes sociales, donde

en una gira del gobernador del estado, Mariano González Zarur en el municipio de Xicohtzinco, sostiene una discusión con una señora que se encontraba presente y que exigió los baños de la cancha de futbol 7 que fue inaugurada en gira de trabajo.

En el video una señora pide al gobernador que haya sanitarios para la nueva cancha de futbol, teniendo como contestación la evidente molestia de  “no puedo resolver los problemas de Tlaxcala en 15 minutos” para posteriormente mencionar “necesitamos que regresen a Tlaxcala los valores y principios, necesitamos ser agradecidos, nada más pedimos y mandamos pero no queremos ya participar”.

Esta filmación que dura 1:27 minutos, ha generado más de 15 mil reproducciones y una serie de comentarios, que reflejan en parte la realidad de lo que pasa en Tlaxcala.

Las redes sociales suplen muchas carencias, en este caso en particular el citado video da cuenta de lo que ocurre en las giras de trabajo, desde hace cuatro años cuando iniciaron estas giras, los enfrentamiento verbales con la gente no han dejado de ocurrir.

Tal vez por eso se explica la estrategia de no llevar a reporteros incómodos a las giras, para que la sociedad no se entere y solo se entere de lo que se tiene que enterar en los medios de comunicación, sobre todo impresos a un costo económico multimillonario.

Ahora mismo en temporada de elecciones, en otras épocas, directores de medios recibían maletas de dinero, sin exagerar, invariablemente en cada proceso electoral, sin duda los más beneficiados eran los medios impresos y las estaciones de radio.

Y así había transcurrido la vida en Tlaxcala, pero ahora las cosas son diferentes, con angustia los dueños y directores de los medios impresos ven con desesperación como poco a poco se seca la laguna del dinero, ya nada es como antes.

Ahora los medios impresos enfrentan una competencia en la que no tienen más que esforzar la imaginación para conservar a sus cada vez más escasos lectores, porque ahora la gente prefiere comprar tortillas que un periódico, eso es innegable.

Ya no salen cintillos, planas y medias planas pagadas, porque además de costosas, no convencen a nadie, es como los toques de puerta, inútiles y basta acudir a una hemeroteca, para constatar que hace diez años la situación era muy diferente.

Por otro lado en la radio o en las empresas radiofónicas que existen en Tlaxcala, muy pocas se apegan en sus espacios noticiosos a reflejar la realidad, son una extensión de la vieja y caduca prensa escrita.

Noticieros que son todo menos eso, con muchos comerciales, comentarios sesgados de comunicadores que se dicen sabedores de la  verdad absoluta, ni se diga de sus coberturas con pésimo material de audio.

Para no echar más sal a la herida, basta constatar que en estos medios las campañas ya no son como antes, con cientos de spots de los candidatos desconocidos, ahora la ley se ha impuesto, pero más las sanciones, sobre todo económicas que vienen para los abusivos.

Los escasos canales de televisión están en las mismas, porque la nueva legislación limita en todos los medios de comunicación la contratación directa de publicidad o así se ha interpretado por parte de partidos y candidatos.

Mientras que por otro lado, los medios digitales tienen una gran ventaja, la diversidad y oportunidad que permite conocer en tiempo real a través de las redes sociales lo que acontece en cualquier evento o mitin de campaña.

Mientras que miles se enteran, como en el caso del video de Xicohtzinco. Sin aparente costo alguno, de tal forma que lo que es inmediato en las redes sociales o en los periódicos digitales, con posibilidades de audio y video, en otros medios escritos o noticieros se entera el lector o radio escucha hasta el otro día.

Cuando todo ya es historia.

Por eso llama la atención que las redes sociales ahora tomen otra dimensión, de tal forma que ya nada se puede tapar, ni el sol con un dedo, ahora los tlaxcaltecas tienen las redes sociales, para mostrar en la realidad de los hechos lo que otros ya no se atreven a decir.

Sin ser pitonisos, auguramos que lo que viene es la digitalización de todos los medios, para poder entrar en competencia, tal parece que la tecnología por fin ha derribado a esos pavorreales intocables que están encaramados en el árbol del favoritismo oficial.

Toca ahora a la sociedad abundar en el tema, grabar sus videos a la menor provocación y exhibirlos a la luz pública, porque solo de esta forma se acabará la impunidad y el ocultismo que ha campeado en los últimos años, en cuanto hace al manejo de mucha información en Tlaxcala… ESPERAMOS MÁS VIDEOS.