*



Cuando el lento aprendizaje se vuelve Hepatitis

Jueves, Febrero 19, 2015 - 11:41

Aquí Xicoténcatl

Es una vergüenza que a estas alturas de tantos miles de millones de pesos que se han gastado para obras, resulta que en Teolocholco no se puede controlar la contaminación cuyo efecto es la aparición de una epidemia negada de Hepatitis “A”.

Hasta este jueves ya casi suman un centenar de contagiados, en su mayoría niños, que esperan que sus barrancas ya no sean ocupadas como drenaje, que es la verdadera causa de sus padecimientos.

Es lamentable que a cuatro años se confiese un “lento aprendizaje”, cuando lo urgente es resolver los problemas de una comunidad asentada en la montaña, que tal vez por su lejanía ha sido casi borrada del mapa.

No se vale que ese “lento aprendizaje” se ocupe para abordar aviones, entregar boletos y viajas al extranjero, mientras la contaminación causa alarma entre nuestra ente.

Es condenable que se niegue lo evidente y que tengan que venir medios de comunicación de otras entidades, para dar a conocer lo que nos está pasando, a esos reporteros ayer tampoco les importó el contagio.

Ni mucho menos ese olor penetrante a cloro en los salones de la primaria “Francisco Villa”, donde ayer aparecieron otros tres casos, ese es profesionalismo de reporteros, que no le tienen miedo a ensuciarse los zapatos.

Nadie sabe cómo inició, unos dicen que el contagio vino de la cercana ciudad de Puebla, otras versiones indican que fue durante una fiesta de quince años con alimentos contaminados y la más creíble es que se trate de agua potable contaminada, lo cierto es que ya suman más de 60 los casos detectados y se teme que aumenten conforme avancen los días.

Durante un recorrido por la sección sexta, que es donde se detectó el primer brote, las calles polvosas permanecen semi desiertas, a lo lejos se observa majestuosa e imperturbable la montaña de la Malintzi.

Aquí habita gente de la montaña, gente sana que casi no se enferme, pero hay pobreza extrema y muchos problemas con las aguas residuales, el problema es latente, grave, muy grave que no había sido visto por as autoridades estatales y federales, pese a los intentos de llamar la atención del ayuntamiento, por cierto de extracción panista.

En este escenario, de aparente tranquilidad, llama la atención que en las cinco escuelas donde se han detectado casos de hepatitis “A”, sigan las labores con normalidad, aunque con salones cada vez más vacíos, sin niños y con un fuerte olor a cloro.

YA ES EPIDEMIA: ALCALDE

Al respecto el alcalde de extracción panista, Pedro Tecuapacho Rodríguez asegura que ya hay respuesta de las autoridades de educación y de salud, “ya están trabajando los médicos, las enfermeras, todos están muy pendientes”, asegura.

Hay brigadas que trabajan casa por casa, se explora para ubicar con claridad el motivo del contagio, y hasta ayer eran 47 casos, para saber con certeza las causas de esta epidemia.

Aseguró que siguen las clases, los contagiados están en sus casas, estables, no hay ningún caso de hospitalización y el brote se detectó hace 15 días aproximadamente.

Refirió que diariamente se evalúan los casos, y que sus indicaciones es dar seguimiento puntual, porque sin ser médico, ya se puede hablar de una epidemia, que nunca antes se había presentado en Teolocholco.

Se hacen análisis del agua, para determinar las causas y reveló que una de las posibles causas sea la contaminación del agua, “la gente utiliza las barrancas para desfogar sus aguas residuales y no se podría asegurar con certeza si esa podría ser la causa.

Explicó que hay mucha preocupación porque en el territorio municipal se carece de recursos para encauzar estas aguas negras, como ocurre en la comunidad de Aztama, donde hay aguas residuales a nivel de piso.

“El problema es muy delicado en el municipio”, dijo, hay apoyo para los afectados y se revisa casa por casa, aunque se debe de reconocer que el padecimiento ya se ubica en el territorio municipal y las secciones que lo integran.

PADRES, MADRES DE FAMILIA Y MAESTROS TIENEN MIEDO

Osvelia Pérez Pichón es la directora de la escuela primaria “Emiliano Zapata”. Lugar donde aparentemente inició el brote, pero asegura que los médicos que han acudido dicen que fue probablemente en una fiesta de quince años.

Indicó que en esta escuela hay 19 casos confirmados, más hay que sumar a los que este miércoles se registraron y que fueron tres de entre seis y nueve años de edad, todos se fueron a sus casas.

“Nosotros cumplimos con nuestro trabajo, bajo la vigilancia de los padres de familia de los 140 alumnos que acuden a clases en esta primaria, aunque hay más casos en un jardín de niños que se llama “Justo Sierra” y en una escuela bilingüe, es decir en solo una calle de esta sexta sección hay tres colegios.

Indicó que hay contagios entre la gente fuera de las escuelas, aunque hay dos escuelas suspendidas y las acciones que se toman es lavar tinacos, pisos y paredes.

Lavar los sanitarios, los pisos, los muebles, consumir agua clorificada y mucho aseo antes y después de ir al baño y extremar las medidas sanitarias en las casas, de hecho “por eso la escuela huele a mucho cloro”, advirtió.

Coincidió en señalar que ya es una epidemia, ya hay bastantes casos “como para que sigan tratando de tapar el sol con un dedo, el mal se encuentra entre los menores”.

Los padres quieren suspender las clases, los maestros tenemos miedo, pero no podemos suspender las clases, debido a que si lo hacemos nos quitan los días que no se labore. Aunque tenemos miedo de contagiarnos, concluyó.

EL IMSS YA SABÍA Y NO REPORTÓ

Para el regidor de salud del municipio, Daniel Vázquez Torija confirmó que hay 47 casos confirmados, aunque pueden ser más de 58 a este miércoles, ya que la incubación de la hepatitis tarda 14 días.

Por eso se analiza y toma muestras del agua del tanque que surte a 13 mil gentes, no se descarta la contaminación como factor, aunque hay que revisar los hábitos de salud de la gente.

Mientras, refirió que se aplican medidas interdisciplinarias, para solventar la situación de la mejor manera posible, se atiende a la totalidad de las escuelas de los municipios, se brinda información, para orientar a la gente sobre lo que pasa.

De manera contradictoria, dijo que no había clases en la escuela “Vicente Guerrero”, los pacientes se atienden con reposo, los niños están en sus hogares que ya han sido desinfectados a través del personal de la SESA.

Recomendó que se incrementen los hábitos de higiene personal, porque la gente es parte del problema, aunque luego reconoció que hay más escuelas involucradas.

Dijo que no hay gente en cuarentena, que los síntomas no son más que dolor de cabeza y vómito, y a veces se confunde una gripe con hepatitis, aunque “es la primera vez que ocurre algo parecido en Teolocholco”, reconoció.

Dijo que mientras se limpian las barrancas, se encalan las barrancas y que el problema lo tuvo el IMSS desde el mes de febrero y que el ayuntamiento se enteró hace 15 días.

Reconoció que el número de contagiados puede aumentar, aunque puede que no sea así, sin dejar de tomar en cuenta la convivencia natural en las familias “sin embargo se espera que el problema se detenga, aunque habrá vigilancia permanente para que el problema no brinque a otros municipios”, concluyó.

Mientras todo parece transcurrir sin alteración, en la calle los mismos puestos callejeros, el polvo, las aguas residuales siguen fluyendo y habrá que esperar a que las medidas sanitarias avances para detener a esta epidemia,  que bajo la óptica de los burócratas, no es más que un simple “brote”.

Ahí la llevan nuestras autoridades, la estrategia de la avestruz les queda muy bien, esconden la cabeza, pero enseñan todo lo demás, así es el tamaño del llamado “brote” de Hepatitis en Teolocholco, pero la verdad es que  ellos no tienen la culpa… SON DE LENTO APRENDIZAJE.