*



Reencuentro de los tlaxcaltecas

Jueves, Febrero 12, 2015 - 08:51

Aquí Xicohténcatl

 El segundo informe de labores legislativas en el Senado de la república que presentó la perredista Lorena Cuéllar Cisneros,  le ha quitado el sueño a algunos y algunas suspirantes.

Mostró músculo, poder de convocatoria, fue emotivo, diferente y resulto un reencuentro de los tlaxcaltecas,  mostró que el tejido social solo está roto  en unas cuantas mentes perversas.

El informe fue diferente, reunió a una multitud que por su voluntad abarrotó e hizo insuficiente el centro de convenciones, dentro y fuera las sillas estaban llenas, los pasillos también.

En comparación con otro reciente informe, donde se dio la división de clases, ahora fue sin barreras, sin guaruras, sin prepotencia, sin arrogancia, tampoco llegaron los helicópteros.

El arribo de seguidores y simpatizantes de Lorena Cuéllar se registró toda la tarde de este miércoles, llegaron de los cuatro puntos cardinales, en transporte colectivo, otros caminando, la gente iba contenta, como a una fiesta.

De cara al pueblo, el espacio abierto para que entrara todo aquel que quisiera, sin restricciones, sin exageradas medidas de seguridad, sin vallas ofensivas, ni corralitos de la ignominia para la prensa.

Incluso los honores a la bandera fueron diferentes, los clarines hicieron enchinar la piel, en las sillas había lo mismo que priistas, panistas o perredistas, líderes, comerciantes, obreros, campesinos y gente del pueblo.

Ante ellos, de frente con la mirada fija en los rostros y tras presentar un video corto, entendible y sin adornos, Lorena Cuéllar le llegó a su gente, hizo ver ante el líder del Senado y sus compañeros legisladores que se viven tiempos difíciles.

Agradeció a su familia, a Dolores Padierna, al presidente del Senado Miguel Barbosa Huerta, a los representantes de los medios de comunicación, a los líderes, funcionarios federales, diputados locales,  y a quienes asistieron.

Tras la bienvenida dijo que en el 2014 se vivieron momentos difíciles, con reformas que han afectado a todos los mexicanos, con la promesa de que venía un México próspero y lleno de inversiones.

Pero la realidad ha sido otra, tenemos un México débil, el desempleo esta creciente, hay recortes presupuestales que afectan a todos, la luz, la gasolina suben de manera permanente.

Mientras que a las grandes empresas les son condonadas deudas de miles de millones de pesos, a los pequeños comerciantes les ponen miles de trabas para poder seguir subsistiendo.

Siendo una nación petrolera, purgamos la gasolina más cara, en la educación millones de familias viven con temor permanente, debido a que nuestra sociedad está secuestrada por la inseguridad.

 Y dijo que, otro flagelo de los mexicanos y que con justa razón piden poner un alto, es la impunidad, la impunidad de los delincuentes, de los políticos al amparo del poder, de quienes abusan de los más débiles para llegar al poder.

El escenario se torna más difícil, porque las más altas esferas desde la presidencia de la república, las dependencias y los partidos políticos han creado un clima de desconfianza que nos han hecho perder la confianza y la credibilidad.

Por añadidura, con sus actos, abonan al descrédito de todos los políticos de este país. En esta penosa realidad millones y millones de mexicanos viven en grave pobreza, en la inseguridad.

Los jóvenes almacenan sus conocimientos en el armario del desempleo y sub empleo, porque no hay oportunidades suficientes para ellos, migran lejos de su tierra desintegrando a las familias y esa es la dolorosa realidad que se vive tras la puerta de millones y millones de familias.

A diferencia de quienes salen por la puerta de atrás para no dar explicaciones, de un secretario de gobierno que no quiere hablar, de una procuradora que quiere que se aplique la ley en los bueyes de sus compadres, Cuéllar Cisneros fue clara directa y contundente.

Agregaría que la realidad que contrasta con la publicidad gubernamental que día a día se desmorona y muestra que son falsas las esperanzas de bonanza y seguridad, y Tlaxcala no es la excepción.

Dijo a los presentes, se que están preocupados, sé que están tristes, sé que tienen un dolor profundo, una gran impotencia porque ven que nuestro estado se nos va de las manos.

Déjenme decirles que yo también estoy triste, yo también estoy enojada por lo que está pasando, porque nuestros antepasados nos enseñaron a ser grandes guerreros, a pesar de las adversidades.

Las carencias y a todo lo que nos enfrentamos día a día, seguimos luchando por salir adelante, luego contó una triste historia de vida de la señora Elena Corona de Cuaxomulco, que tiene dos hijas y que sufren de insuficiencia renal, en un escenario desgarrador.

Y que lo pone como un ejemplo de un escenario real y desgarrador, porque la enfermedad acabó con su patrimonio, con sus esperanzas, deja dolor, sufrimiento y dolor, ante los oídos sordos y ciegos de la autoridad.

Advirtió que va a seguir denunciando esta realidad, para seguir estando al lado de quien lo necesite, porque la sociedad no son números, ni estadísticas, son familias que viven los estragos de un modelo socio económico que ha sumido a las familias en la pobreza.

Por eso ahora exigimos soluciones al gobierno, por eso el compromiso con las y los tlaxcaltecas es construir un gobierno honesto, y reafirmó seguir con su compromiso de que solo con la unidad nos dará la fuerza para salir adelante.

Porque estamos llegando al momento de hacer historia, de trabajar de la mano para cambiar a Tlaxcala, y en el Senado de la república se ha trabajado incansablemente para denunciar las injusticias, es una alta responsabilidad y un honor, legislar por Tlaxcala.

Porque nuestro trabajo está cambiando las historias de vida, porque cuando se quiere se puede, por una sociedad más justa equitativa e igualitaria, queda úes ahí el reto para quienes pretenden asumir la silla grande de Tlaxcala, para medir fuerzas, para escuchar el mensaje.

No se vio por ningún lado a la vieja guardia del tricolor, salvo a un desgastado Sabino Yano Bretón, quien con todos sus títulos nobiliarios de embajador hizo recordar tiempos que ya están muy lejanos, como fantasma delpasado, aunque no hay que olvidar como dijo uno de ellos… EL QUE TRABAJA NO SE EQUIVOCA.