*

Miércoles, 27 de Mayo de 2020     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión



Espartaqueada Cultural

Viernes, Febrero 6, 2015 - 19:43
 
 
   

.

Para el Movimiento Antorchista lo más importante es la educación, la concientización de la gente, el que ésta despierte, abra los ojos y se dé cuenta de que una vida mejor es posible, pero que esa vida mejor no la va a poder alcanzar si no se organiza y lucha, que nadie se la va a dar gratis. Y en esa tarea hemos dicho, sostenido y persistido, en que mucho ayuda el trabajo cultural.

Sin embargo, no somos los únicos que hemos entendido lo que puede hacer la cultura con el hombre, no somos los únicos que nos hemos dado cuenta de la tremenda capacidad transformadora de la cultura, también las clases reaccionarias, las clases poderosas, se han dado cuenta de eso, y están actuando en consecuencia; y, desgraciadamente, aquí, como en todos los campos de la lucha, ellos nos llevan mucha ventaja, porque tienen la radio, la televisión, las revistas, los periódicos; tienen a los locutores, a las señoritas, algunas de las cuales les ayudan eficazmente aunque sea encuerándose en la televisión, pero les ayudan, a llevar su “mensaje cultural” al pueblo. ¿Y nosotros qué tenemos? Muy poco compañeros antorchistas. También en este terreno Antorcha está navegando a contracorriente y ¡qué corriente!: contra la televisión, la radio, la prensa en general, la literatura, contra todo el ambiente del sistema. ¿Qué es lo que nos alienta? Y ¿por qué, al final de cuentas, realizamos eventos como éste, con mucho gusto, entusiasmo y seguridad de que vamos a ganar?

Lo que nos alienta, la ventaja única, pero poderosa, es que nosotros hablamos con la verdad, el manejo que nosotros hacemos de la cultura no es para engañar al pueblo, no es para manipularlo, para enajenarlo; no es para venderle droga, tabaco, alcohol y sexo; no es para eso; nosotros hacemos de la cultura un manejo verdaderamente educativo y formativo; nosotros estamos tratando de explicarle a la gente que no todo lo que se viste de cultura, no todo lo que se hace llamar cultura es verdadera cultura; que se cuide de eso, que muchas aparentes manifestaciones culturales son verdadera podredumbre ideológica del sistema, que se la quieren vender a la gente como cultura de buena ley.

Y el manejo vicioso, tendencioso, corruptor de la cultura, no se da sólo a esos niveles obvios y evidentes; se da, incluso, a niveles más refinados y, por lo tanto, más difíciles de descubrir y más difíciles de denunciar: en la forma en que se estudia, explica y entiende, la cultura en instituciones especializadas en materia de cultura; se da en el manejo que se hace, en la explicación que se hace, de lo que es la literatura, la cultura, la danza, la música. Se le va inculcando, dizque en forma de ciencia, como una sarta de mentiras y de falsedades que esconden la verdadera intención de esa cultura oficial, mentirosa y prostituida.

La cultura oficial, incluida la que se imparte en las aulas, no tiene como propósito mejorar al hombre, despertar al hombre, hacerlo que aspire a mejores niveles de vida, a mejores niveles intelectuales y espirituales; no tiene ese propósito, sino el propósito de hacerlo más sumiso, más receptivo y más servil a los intereses de los que mandan en este país y en el mundo entero. Esa cultura es manipuladora, es una cultura que prostituye a la gente, es una cultura amaestradora, porque sirve para amaestrar, sobre todo a los jóvenes, de modo que se conviertan en gente dócil, sumisa, sin aspiraciones ante los poderosos del sistema. Así es que la lucha de Antorcha en este terreno es sumamente dura, difícil, pero como decía yo al principio, a nosotros nos queda claro que tiene una capacidad transformadora y que sacarle provecho, o usarla como veneno, no depende de la cultura sino de quien la maneje, de quien la interprete, de quien la enseñe; entonces, aunque sea como un zancudo frente a un cañón, o un zancudo frente a una bomba atómica, los antorchistas vamos dando a lo largo de nuestro peregrinar, que no sabemos cuándo termine, nuestra propia visión de lo que debe ser la cultura de un pueblo, de lo que debe ser un pueblo realmente culto, armado con las mejores armas del espíritu para ser un pueblo libre y para ser un pueblo feliz. Eso es lo que nosotros queremos.

Nuestra lucha es muy desigual, nuestro avance es pequeño, pero el que va con la historia, el que camina con la historia, en el sentido de la historia y no a contracorriente, el que respeta la historia y trata de materializarla en sus hechos, ése, como dijo Lenin, “está condenado a la victoria”. Por eso nosotros estamos condenados a ganar. Por eso nosotros, aunque ahora seamos como el chillido de un zancudo ante el rugido de un cañón potentísimo, estamos condenados a ganar, también en el terreno cultural, porque nosotros vamos con la victoria y vamos con el pueblo. Y ya lo decía Confucio, y con esto termino: ir con el pueblo es ir con la verdad; escuchar al pueblo es escuchar a la historia y quien gobierna escuchando al pueblo tendrá un país próspero, en paz, y tendrá una sociedad feliz. Nosotros, los antorchistas, vamos con el pueblo, marchamos al eco de la voz y de la necesidad del pueblo, y, por eso, tarde o temprano, vamos a ganar.

* Parte de un discurso del Ing. Aquiles Córdova, pronunciado en Espartaqueada Cultural.


Más allá de quién resulte ganador del proceso interno del PAN para encabezar la dirigencia del partido en Tlaxcala, la división será la constante y la peor enemiga del futuro representante de ese instituto político, ya que las descalificaciones y la guerra sucia que ha prevalecido durante el proceso de campaña impedirán que haya reconciliación y unidad entre los grupos que al parecer su intención es destruirse para nunca convertirse en una oposición fuerte y organizada.

Encuesta