*

Jueves, 25 de Mayo de 2017     |     Tlaxcala.
Suscríbete


Opinión





Nadie en su sano juicio puede decir que las últimas decisiones en materia educativa no tendrán un costo negativo para el gobierno del estado, sobre todo cuando las autoridades de ese sector han optado por doblarse ante cualquier protesta que se presenta, como si su sobrada soberbia si hubiera agotado en casi cinco meses.